O Sensei Morihei Ueshiba



Nació en Tanabe, Prefectura de Wakayama, en Japón el 14 de diciembre de 1883. Su padre era un campesino reputado que llegó a ser un próspero terrateniente y dueño de negocios madereros y pesqueros, fue muy respetado por la comunidad. Sirvió en concejos municipales, y se enfrentó a los políticos corruptos y a sus ronin ('mercenarios'). Educó a su hijo con un fuerte sentido del deber filial en el bushido (el 'Camino del Guerrero'). Su madre provenía de una familia de la nobleza (descendiente de samurai).
 
Morihei fue un niño débil y enfermizo que superó sus limitaciones físicas mediante ejercicios que robustecieron su cuerpo y su espíritu a través de la meditación budista, aprendida de la secta Shingon a la que pertenecían sus padres. Ueshiba Sensei invirtió la mayor parte de su juventud en los estudios religiosos. Su padre lo hizo estudiar Sumo, y en 1902 comenzó sus estudios en las artes del jujutsu (combate a manos libres) y del kenjutsu (manejo del sable).
 
En 1912 condujo a un grupo de pioneros a la isla norteña de Hokkaido para establecer una aldea (Shirataki) y cultivar la tierra. Por esa época comenzó sus estudios de Daito-Ryu. Se recibió como profesor luego de seguir con dedicación la práctica bajo la dirección del prestigioso profesor Sokaku Takeda.
 
Mientras viajaba a casa de su padre en 1919 (quien se encontraba enfermo) conoció al Sr. Onisaburo Degushi, líder de la secta Shinto conocida como Omoto-Kyo. Luego de la muerte de su padre, regresó junto al Sr. Deguchi estableciendo en su casa una academia de artes marciales donde enseñó a los miembros de la Omoto-Kyo. La enseñanza religiosa comenzó a tener una profunda influencia sobre él. Morihei Ueshiba vió que existía una relación entre la espiritualidad y el movimiento físico y sus enseñanzas comenzaron a cambiar. Transcurrido un tiempo mucha gente comenzó a creer que en la aldea existía "un gran maestro" de artes marciales.
 
En 1927 estableció su residencia en Tokio con el propósito de enseñar a algunos oficiales del gobierno y a funcionarios de la Corte del Emperador.
 
Entre 1941-42 O Sensei (Gran Maestro), como es conocido, decidió llamar su arte Aikido (El Camino de la Armonía) y se retiró a una granja en el campo dedicado a perfeccionar su arte. Con el estallido de la Guerra del Pacífico en diciembre de 1941, muchos jóvenes fueron llamados a filas y el Aikido perdió numerosos alumnos. Durante este período, uno de los más dramáticos de la historia de Japón, se dio cuenta que el bushido había sido malinterpretado, pues el verdadero camino del guerrero era el Arte de la Paz, no el de la Guerra, y debía concretarse en una disciplina creativa del cuerpo y la mente, un medio de manejarse ante la agresión constante de la vida.
 
Construyó un santuario y una instalación de entrenamiento. En 1964 recibió la Orden del Sol Naciente en su 4ta. Clase como Fundador del Aikido.
 
Ueshiba hizo su última demostración en enero de 1969, falleció el 26 de abril de ese año, siendo nombrado caballero honorable de Tanabe e Iwama. Sus cenizas están enterradas en Kozanji, Tanabe.

Frases de O Sensei

“Herir a un oponente es herirte a ti mismo. El Arte de la Paz es controlar la agresión sin producir daños”.

Morihei Ueshiba, O Sensei